Drácula


Drácula conducía un auto a toda velocidad, y a su lado iba el Hombre Lobo, en ésas se va atravesando una viejecita con toda la calma del mundo, y el Hombre Lobo le grita a Drácula:
─¡Drácula, la viejiiiiita!
Y Drácula sigue a toda velocidad hacia ella.
─¡Drácula…, que la viejita!
 
Y éste acelera mucho más.
 
─¡Drácula, que la viejjj…!
 
Y… ¡zas!, que la atropella. Y el hombre lobo le dice:
 
─¡Uf, que alivio! Por un momento pensé que no la habías visto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.