La voz de Dios


Va un explorador por la selva, cuando de pronto se ve rodeado por un grupo de salvajes caníbales con cara de poco amigos...
─¡Estoy acabado!
En esto que se abre el cielo, aparece un rayo de luz y se escucha una voz profunda:
─¡No, todavía no! Lo que debes hacer es quitarle la lanza al jefe caníbal y clavársela en el pecho a sus hija…
Esperanzado, el hombre busca al jefe con la mirada, pelea con él, le quita su lanza y la arroja contra el pecho de su hija, ante el asombro de todos los salvajes. Luego vuelve a mirar al cielo para oír la voz...
─¡Ahora sí... estás acabado!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.