¡No se oye nada!


Desde los Estados Unidos llamé un amigo en Colombia, y él me dice:
─¡Majitus, amigo mío, qué bueno que me llamaste, estoy en un aprieto y necesito que me prestes 500 dólares…!
─¿Qué me dices? ¡No oigo nada…!
─¡Que necesito urgente 500 dólares!
─Lo lamento, la señal esta muy mala y… no te oigo nada.
De inmediato interviene la operadora:
─¡Señor, Gil, ¡qué raro!, yo oigo perfectamente a su amigo!
─¡Ah… si? ¡Entonces mándele usted ese dinero!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.