Un mes de atrazo

Una pastusa le dice al marido:
─¡Fíjate que tengo un mes de atraso; creo que vamos a tener un niño! El médico me dijo que me llamaría para darme el resultado de los análisis; entonces, lo sabremos con toda seguridad.
En eso suena el teléfono (Una llamada de la oficina de cobros de la Energía).
La señora contesta, y le dicen:
─Somos de la Energía. Queremos comunicarle que en nuestros archivos aparece que usted tiene un mes de atraso.
La señora se sorprende, y pregunta: -
─Pero, ¿cómo pueden saberlo?
─Porque nuestras computadoras llevan el registro de todos los atrasos.
La señora, turbada, le pasa el teléfono al marido y le dice:
─Oye, Genaro, parece que fuera de la clínica, para confirmar que tengo un mes de atraso.
 
El marido, extrañado, toma el teléfono y les pregunta:
─¿En verdad está confirmado lo del atraso?
─En efecto, y le avisamos que deben pagar inmediatamente lo correspondiente al atraso.
─¿Un pago? ¿De veras? ¡No joda, pues...! Y... ¿qué pasa si no pagamos?
─Pues, entonces, se lo cortamos.
─¡Carajo!, ¿cómo así? Y, en ese caso, ¿qué podría hacer mi esposa?
─Pues, en realidad no sé. ¡Probablemente, tendría que utilizar una vela
!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.