Los sacerdotes no mienten...


Una distinguida dama venia en un vuelo de Los Angeles y pidió al cura que venia al lado de ella que le hiciera un favor.
─Padre, ¿puedo pedirle un favor?
─Por supuesto, hija…, ¿Qué puedo hacer por ti?
─Mire, padre, compré una plancha para el cabello de regalo a mi mamá por su cumpleaños. Viene en caja cerrada y sé que sobrepasa el valor permitido por la aduana, y tengo miedo de que me la quiten. ¿Será posible que usted la pase por la aduana por mí? Se me ocurre que, quizá, debajo de su sotana.
─Me encantará servirte, hija mía, pero debo advertirte: no puedo decir una sola cosa que no sea la verdad… ¡siempre la verdad!
─No se preocupe, padre, con su investidura nadie se atreverá a revisarlo.
Al llegar a la revisión la señora dejó que el padre pasara antes que ella.
Preguntó el oficia:
─Padre, ¿trae algo que declarar?
Dijo el sacerdote,
─De la cintura para arriba, no tengo nada qué declarar...
El oficial de migración pensó que era una respuesta muy extraña, así que le preguntó,
─¿Y qué tiene que declarar de la cintura para abajo?
- Llevo un maravilloso instrumento diseñado para ser usado por las mujeres, pero que hasta este momento permanece sin estrenar ...
Soltando una carcajada, dijo el oficial:
─¡Adelante, padre!... ¡El siguiente!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.