Una señora era tan cansona, que cuando murió le colocaron en la lápida:
Aquí descansa Margarita... y en la casa todos los demás.
Pero enseguida había otra lápida muy curiosa que decía:
"Señor, recíbela con la misma alegría con que te la enviamos" 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario