¿Aburrido?


Llega un turista a un solitario pueblo, va donde el cura y le dice:
─Oiga padre: ¿cómo hace usted para vivir en un pueblo tan aburridor?
─Yo lo paso bien, hijo mio, mientras tenga a mano mi vino y mi rosario...
─¿De verdad padre?
─¡Claro! Rosario: pásame el vino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.