Mi anécdota en Boston


En nuestro último viaje a la ciudad de Boston, nos reunimos un grupo de amigos y entre trago y chistes, yo como siempre, fuí muy amable con algunas preciosas chicas que allí llegaban.
Mi señora, poco a poco se fue disgustando y como a las 2 de la madrugada se fue a dormir.
Yo continué disfrutando de la reunión y a las 3 me fui a acostar a la pieza que nos habian asignado.
Al llegar a la alcoba, pude observar a mi mujer acostada en el borde de la cama y dando la espalda. Yo no le dí importancia y me acoste al otro borde de la cama, dándole tambien la espalda.
Pero a eso de las 4 de la madrugada, yo sentí que ella me mandaba la mano "allá donde sabemos", y muy alterado le dije:
-¡Cómo asi! ¿no dizque está muy disgustada conmigo?
A lo que me contesto:
-Yo si estoy muy disgustada con usted, pero...¡con ésta prechochura no!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.