¡Qué ayudita!


Un hombre le pide ayuda a su vecino para mover un sofá que se había atorado en la puerta. Uno se fue a un extremo y el otro también. Forcejearon un buen rato hasta que quedaron exhaustos, pero el sofá no se movió.
─Olvídelo, jamás podremos meter esto- dijo el hombre.
 
El vecino lo mira con extrañeza y le pregunta:
─¡Ah...! ¿Era pa meterlo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.