Sediento


─¡Por favor, señora, vengo a pie desde el pueblo vecino, piedad con este pobre sediento…!
─¡Claro que sí, buen hombre…, un vaso de agua no se le niega a nadie!
─¿Agua? ¡Señora, le dije sediento, no mugriento!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.