¡Sorda!


La suegra –que ya estaba muy sorda– llegó a la casa del yerno, quien sabía muy bien de su pérdida auditiva. La recibió diligentemente: le abrió la puerta y, con una enorme sonrisa, la saludó diciéndole:
—Adelante, ¡vieja estúpida! ¿De dónde viene la madremonte ésta con esa cara de bruja?
A lo que la suegra responde:
—De comprar unos audífonos, ¡desgraciado...!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.