Sordera


Un cura con Pepito en el confesionario:
─Pepito, ¿quién se esta robando el dinero de la limosna de los domingos?
 
─Padre, no le oigo nada.
─¡No te hagas el sordo, Pepito, sé que me escuchas!
 
─¿Qué padre?, ¿qué dice?
─Pepito, ¿fuiste tú quien lo robo, verdad?
 
─Padre no le oigo.
─Pepito ponte en este lado del confesionario y tú me preguntas, asi te demostraré que sí se oye.
 
─De acuerdo, padre.
 
Se cambian de posicion, y Pepito le pregunta al cura:
 
─Padre, ¿quién se anda "gallinaceando" la hija del panadero cada vez que viene a ensayar en el coro?
 
─¡Ay, juepucha! Tenés razón… ¡no se oye nada!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.