Con testigo y todo…


Una mujer va entrando a un motel con su amante, y en eso ve saliendo a su esposo con otra, y ella sin titubear le grita: "Te agarré, ¡desgraciado! Gracias a Dios... ¡traje un testigo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.