A juicio

Nanito, a los nueve años, comparece ante el tribunal acusado de violar una niña de 15. En plena audiencia, el juez le pregunta a la abogada:
-¿Qué puede decir a favor de su defendido, doctora?
La abogada le baja los pantalones a Nanito, le coge el pipí, y -sacudiéndolo- se lo muestra al magistrado.
-¡Mire el tamañito que tiene, señor juez! ¿Cómo van a cusar a este niño de semejante delito?  ¡Mírelo! ¿Usted cree que con una cosita tan pequeñita se puede violar una mujer?
Y Nanito le dice al oido:
-Doctora, no me lo siga sacudiendo que… ¡perdemos el juicio!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.