Borrachera

Un borracho andaba por la calle quejándose: 
—Qué vida, hip, tan arrastrada la mía, hip. Así pa qué vive uno, hip… ¡quisiera, hip, que se abriera la tierra, hip, y me tragara!”. 
En esas se fue por una alcantarilla sin tapa, y –cuando iba hacia el fondo– alzó las manos gritando: -“¡Mentiiiras, mentiiiras…! ¡yo era charlando”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.