En la iglesia


Pepito, se puso a vender huevos dentro de una iglesia:
-¡Huevos! ¡huevos! ¡huevos frescos..!
El sacerdote, muy molesto, grita:
-¡Sáquen ese niño de los huevos...!
Y Pepito, muy asustado, dice:
-¡Padre, mejor de la orejita!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.