Entre viejitos


─Ananias, y…¿cómo te ha ido con el problema de la memoria?
─¡Muy bien, José! Fuí donde un médico que me recetó unas pastillas muy buenas, ¡si señor!
─¡Vé hombre, que bien! Y…¿cómo se llaman?
─Pues…, pues…díme primero: ¿cómo se llama esa brisa que le da a la hierba cuando amanece?
─!Pues, rocío!
─¡Oh si! Rocio…mija ¿cómo se llaman las pastillas pa’ la memoria?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.