Entrenamiento


Un pastuso le dice a un paisa:
─Oye paisa, ¿por qué no le enseñás a mi mujer a hacer el amor?
─¡Cómo así, pastuso! ¿y eso por qué?
─Si. Es que la suya lo hace tan bueno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.