¡Huy, abuelo!


El viejo de 87 años se casó con una niña de 19.
─¡Pero, abuelito –le dice uno de sus nietos– piensa un poco en tu salud: una relación así puede ser fatal!
─Si tiene que morir de placer, morirá. ¡Ya veré con quién la reemplazo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.