Llore pues


Después del desayuno el esposo dudoso le pregunta a su esposa.
─Mi amor, si yo me muero, ¿tú llorarías por mí?
Y ella le responde:
─¡Claro mi amor, si tú sabes que yo lloro por cualquier pendejada!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.